Los juicios finales

Después del Reino Milenial de Cristo se producirán tres eventos que merecen especial atención: 1- El juicio contra los ángeles caídos, la destrucción del universo actual y el juicio del Gran Trono Blanco o Juicio final.

1- El Juicio de los ángeles caídos

Será posterior al Reino Milenial, cuando Satanás sea lanzado al lago de Fuego:

El diablo, que los había engañado, será arrojado al lago de fuego y azufre, donde también habrán sido arrojados la bestia y el falso profeta. Allí serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. (Ap. 20:10)

El juicio de Satanás se ha realizado con anterioridad:

 y en cuanto al juicio, porque el príncipe de este mundo ya ha sido juzgado. (Jn. 16:11)

Ahora, procede el juicio de sus ángeles (2 P. 2:4; Jud.6)

La iglesia de Cristo fungirá como juez (1 Co. 6:3)

El destino final para los ángeles caídos es el Lago de Fuego:

Luego dirá a los que estén a su izquierda: “Apártense de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. (Mt. 25:41)

Los juicios finales APOCALIPSIS

Tema relacionado: La Gran Tribulación

2- Destrucción del universo actual

Inmediatamente antes del Juicio Final, la actual creación será destruida:

10 Pero el día del Señor vendrá como un ladrón. En aquel día los cielos desaparecerán con un estruendo espantoso, los elementos serán destruidos por el fuego, y la tierra, con todo lo que hay en ella, será quemada.
11 Ya que todo será destruido de esa manera, ¿no deberían vivir ustedes como Dios manda, siguiendo una conducta intachable
12 y esperando ansiosamente la venida del día de Dios? Ese día los cielos serán destruidos por el fuego, y los elementos se derretirán con el calor de las llamas.
(2 P. 3:10 -12)

Esta destrucción acontecerá el mismo día del juicio (2 P. 3:7; Ap. 20:11)

3- El Juicio Final

También se le llama «Juicio del Gran Trono Blanco». En él serán juzgados los incrédulos de todos los tiempos. El juez del Gran Trono Blanco será el Señor Jesús (Jn. 5:22; Hch. 10:42, 17:30-31).

El Señor Jesús será ayudado por su Iglesia para juzgar al mundo (1 Co. 6:2)

Para comparecer en el Juicio Final, los incrédulos serán resucitados en la segunda resurrección (Ap. 20:11-13) la cual, es una resurrección de condenación.

Ninguno de los que sean juzgados en el Juicio Final tienen oportunidad de alcanzar la salvación, el propósito de éste juicio es solamente determinar el grado de castigo que cada incrédulo soportará en el Lago de Fuego (Mt. 11:22; Lc. 12:47-48).

La base del juicio son las obras (Ec. 12:14; Mt. 12:36-37; Ap.20:12-13).

Después de ser juzgadas las almas serán lanzadas al Lago de fuego (Ap. 20:15) donde sufrirán el mayor castigo o menor grado de castigo que el Juez Justo haya determinado.

Aquel cuyo nombre no estaba escrito en el libro de la vida era arrojado al lago de fuego. (Ap. 20:15)

Lee: La segunda venida de Cristo

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *