El Bautismo en agua

En este Estudio Bíblico doctrinal aprenderás acerca de la fórmula buatismal bíblica y el significado simbólico del Bautismo en Agua.

Bautismo en Agua Doctrina Evangélica

Dios ha entregado a su Iglesia dos ordenanzas:

  1. El bautismo en agua y
  2. La Santa Cena.

Se les llama ordenanzas porque en las Escrituras existen mandamientos expresos para que los cristianos los practiquen.

El propósito de las ordenanzas es el de ofrecer símbolos materiales que ilustran verdades espirituales, con el fin de que el creyente las retenga permanentemente.

Las ordenanzas no comunican por sí mismas ninguna gracia especial, los elementos materiales que participan en ellas tienen un valor puramente simbólico.

Los beneficios de las ordenanzas se reciben únicamente cuando el creyente cobra conciencia de su significado y las practica en el espíritu que las Escrituras enseñan.

Qué significa el Bautismo en Agua

1- La muerte del creyente a su vida de pecado

¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para unirnos con Cristo Jesús en realidad fuimos bautizados para participar en su muertePor tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva.

En efecto, si hemos estado unidos con él en su muerte, sin duda también estaremos unidos con él en su resurrección. Sabemos que nuestra vieja naturaleza fue crucificada con él para que nuestro cuerpo pecaminoso perdiera su poder, de modo que ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado;

Romanos 6: 3-6

2- Su sepultura al mundo

12 Ustedes la recibieron al ser sepultados con él en el bautismo. En él también fueron resucitados mediante la fe en el poder de Dios, quien lo resucitó de entre los muertos.

Colosenses 2:12

3- Su resurrección a una nueva vida

Y, si el Espíritu de aquel que levantó a Jesús de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que vive en ustedes.

Romanos 8:11

El poseer conciencia de éstas verdades y su vivencia personal es lo que reviste al bautismo de su valor espiritual.

Si no existe la experiencia de morir al pecado para resucitar a una nueva vida, la ceremonia se vuelve inválida para el que la práctica.

El bautismo no es un requisito para la salvación, pues ésta depende únicamente de los méritos de Cristo.

No obstante el bautismo es necesario para tener comunión real con Dios pues es parte de la obediencia a su Palabra.

Aunque el valor del Bautismo se encuentra en la vivencia de su significado, resulta importante el cuidar de las formas ceremoniales que las Escrituras señalan.

Bautismo en Agua por Inmersión

La primera de ellas tiene que ver con respecto a su modalidad; es decir, la manera en que debe ser hecho.

Los relatos de las Escrituras sugieren que el Bautismo debe ser practicado por inmersión (Mateo 3:16; Juan 3:23; Hechos 8:38), aparte que sólo de ésta manera se cumple con el simbolismo de “sepultado” al mundo.

Tan pronto como Jesús fue bautizado, subió del agua. En ese momento se abrió el cielo, y él vio al Espíritu de Dios bajar como una paloma y posarse sobre él.

Mateo 3:16

También Juan estaba bautizando en Enón, cerca de Salín, porque allí había mucha agua. Así que la gente iba para ser bautizada.

Juan 3:23

Entonces mandó parar la carroza, y ambos bajaron al agua, y Felipe lo bautizó.

Hechos 8:38

Bautismo en Agua en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo

La segunda es con respecto a la fórmula a emplear (Fórmula Bautismal) que debe ser: En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo

Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,

Mateo 28:19

No existe un tiempo definido entre la conversión y el bautismo en agua, sin embargo las evidencias escriturales indican que el bautismo se realizaba tan pronto como fuera posible (Hechos 2:41, 8:35-38, 9:17-18; 10:74-48; 16:32-33)

Ésta norma debe ser seguida por los cristianos actuales.

El Bautismo en agua es un paso que muestra que el compromiso adquirido cuando se recibió a Cristo es real. La negación a bautizarse en agua es una muestra que no se está siguiendo a Cristo en serio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *