Bautismo en el Espíritu Santo

El bautismo del Espíritu Santo es la investidura de poder que Cristo otorga a los creyentes para un testimonio eficaz (Hechos 1:8)

Bautismo en el ESPÍRITU SANTO Doctrina Evangélica

Pero, cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.

Hechos 1:8

El Bautismo del Espíritu Santo fue ofrecido inicialmente por Juan el Bautista:

Yo los bautizo a ustedes con agua para que se arrepientan. Pero el que viene después de mí es más poderoso que yo, y ni siquiera merezco llevarle las sandalias. Él los bautizará con el Espíritu Santo y con fuego.

Mateo 3:11

Posteriormente prometido por el Señor Jesús

Ahora voy a enviarles lo que ha prometido mi Padre; pero ustedes quédense en la ciudad hasta que sean revestidos del poder de lo alto.

Lucas 24:49

Cuando la promesa del Bautismo en el Espíritu Santo, se manifestó a la Iglesia lo hizo como una experiencia diferente y subsecuente a la salvación.

Los Apóstoles fueron sellados con el Espíritu:

Acto seguido, sopló sobre ellos y les dijo:

—Reciban el Espíritu Santo.

Juan 20:22

Pero fue hasta después cuando fueron bautizados en el Espíritu Santo:

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo lugar. 

De repente, vino del cielo un ruido como el de una violenta ráfaga de viento y llenó toda la casa donde estaban reunidos. 

Se les aparecieron entonces unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos. 

Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en diferentes lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse.

Hechos 2: 1-4

Cuando Felipe predicó en Samaria hubo muchas conversiones y bautismos en agua, pero fue hasta días después cuando llegaron los Apóstoles que recibieron el bautismo del Espíritu Santo

Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén se enteraron de que los samaritanos habían aceptado la palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan. 

15 Estos, al llegar, oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo, 

16 porque el Espíritu aún no había descendido sobre ninguno de ellos; solamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. 

17 Entonces Pedro y Juan les impusieron las manos, y ellos recibieron el Espíritu Santo.

Hechos 8:14-17

Saulo se convirtió a Cristo con lo cual quedó sellado con el Espíritu Santo; pero fue hasta tres días después cuando recibió la investidura de poder

Ananías se fue y, cuando llegó a la casa, le impuso las manos a Saulo y le dijo: «Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino, me ha enviado para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo».

Hechos 9:17

La señal externa de haber sido bautizado en el Espíritu Santo es el hablar en otras lenguas

44 Mientras Pedro estaba todavía hablando, el Espíritu Santo descendió sobre todos los que escuchaban el mensaje. 

45 Los defensores de la circuncisión que habían llegado con Pedro se quedaron asombrados de que el don del Espíritu Santo se hubiera derramado también sobre los gentiles, 

46 pues los oían hablar en lenguas y alabar a Dios. Entonces Pedro respondió:

Hechos 10: 44-46

Puesto que recibir el Bautismo en el Espíritu Santo implica ser lleno del poder de Dios, la persona que recibe tal experiencia vive una transformación en su carácter.

Igual que Pedro que de discípulo cobarde que negaba al Maestro, se convirtió en un ardiente Apóstol proclamador del mensaje de resurrección de Cristo.

A la vez el testimonio ofrecido por quien ha sido lleno del Espíritu es impactante y eficaz.

TAMBIÉN DEBES SABER ESTO:

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Joaquin Nerio dice:

    Es algo inexplicable e inigualable ser bautizado por el Espiritu Santo, es demasiado sublime, es un probadita del cielo, pero MANTENERSE es el problema… cuando vienen las tentaciones y uno se aparta de Dios y se pierde todo lo logrado es un gran dolor hermanos, los que están en pie asegurense de no caer. No hay palabras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *