familia cristiana

Lo que todos los padres necesitamos saber para ayudar a nuestros hijos

Ser padre o madre no es fácil, definitivamente no lo es. Debes educarte, leer y aprende cómo ser un buen padre o madre para tus hijos. En este artículo 10 consejos que todo padre de familia tiene que saber.

1. Predica con el ejemplo

Si quieres tener buenos hijos, tienes que ser buen padre. Si quieres hijos responsables, tienes que serlo tú primero. Da el ejemplo. Si das mal ejemplo, tus hijos -lastimosamente- también seguirán tus pasos.

2. Asígnale tareas de acuerdo con su edad

Asígnales la actividad claramente y explícales la importancia que tiene que lo hagan, así lo entenderán mucho mejor. Tus hijos puede colaborar (o no) contigo, todo está en llegar a un acuerdo y que se sientan parte del equipo llamado familia.

3. No hagas las cosas por tus hijos, mejor ayúdales !

Cuando ya tenga sus tareas claramente asignadas, si ves que en alguna de ellas se está trabando y a pesar de que tu hijo quiere avanzar, no puede, no le digas: “Bueno, ya déjalo, yo lo hago”. Si lo haces, se sentirá impotente al respecto, mejor pregúntale qué es lo que se le está dificultando y ofrécele algunas alternativas para que lo pueda hacer.

4. Reconócele sus logos

Si le asignaste alguna nueva tarea y la realizó exitosamente ¡reconócelo! Esto resultará muy importante porque, por ejemplo, prémialo por haberlo hecho bien. Pero ojo, esto no lo hagas siempre porque sino condicionarás el que haga una tarea y esto no es lo ideal; solo algunas veces, ¡cuando menos lo espere!

5. Haz que asuma las consecuencias

Seguramente habrá algunas ocasiones en las que, por alguna razón, no lleve a cabo una de las actividades asignadas, si esto sucede, ¡ni modo! Tendrás que hacerle ver que eso no estuvo bien y explicarle claramente que tendrá que asumir la consecuencia. No porque sea pequeño te dejes llevar y omitas esta acción, deberás mantenerte firme, seguramente lo entenderá.

Recuerda: las consecuencias deben ser lógicas y congruentes según la falta cometida. No es necesario regañar por horas y hacer un escándalo de una situación que sólo implica asumir y vivir la consecuencia.

6. Reafirma y confirma sus aspectos positivos

Reafirmar y confirmar una y otra vez todos los aspectos positivos con honestidad a todos nos hace mucho bien. Para un niño se transforma en alimento nutritivo que fortalecerá todo su ser.

Lee: Ayuda a tus hijos a desarrollar su espiritualidad

7. Dile lo lindo que es

No pienses que es vanidad decirle a tus hijos que son hermosos, porque todos lo necesitamos saber. En los niños es importante decirles esto porque durante la adolescencia se inicia la búsqueda del ser que nos ame, que le agrademos y que nos encuentre hermosos. Cuando no tenemos ese amor y ese gusto por nosotros mismos, dependemos de lo que piensen otros y corremos el riesgo de toparnos con algún abusivo y sufrir mucho por un amor que nunca nos llenará del todo, porque tenemos vacíos tremendos desde la infancia.

8. Dile cuanto lo amas

Hay que decirlo de todas la maneras y en todas las formas es fundamental. Piensa en tu propia experiencia personal y en el cómo; decide cuál va a ser la influencia y recuerdo que dejarás en tus hijos para toda su vida.

9. Dile que es fuerte

Criar hijos fuertes en todo sentido hoy es una prioridad. ¡Hay tantos desafíos fuera de casa por enfrentar! Haz que tu hijo se sepa y se sienta fuerte, pero no nada más con palabras, sino con actividades y oportunidades de desarrollo en las que pueda comprobar por sí mismo que puede hacer lo que se proponga.

10. Jamás te olvides de Dios

La cristiandad juega un papel vital en la crianza de los hijos. Puedes formar hijos cristianos o hijos ateos.; todo depende de la manera como los eduques, del ejemplo que les des y de las enseñanzas prácticas que hagas de la vida cristiana.

Educar hijos sanamente en todo sentido es posible, más todavia si estás tomado de la mano de Dios.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.