La Biblia

La inspiración de las escrituras

La Biblia es enteramente la Palabra de Dios, aunque haya sido escrita por hombes. Existen múltiples evidencias que así lo demuestran. Estas evidencias pueden ser clasificadas en internas y externas.

EVIDENCIAS INTERNAS

Son aquellas que están contenidas dentro de la misma Biblia; es decir, declaraciones escriturales donde la Biblia afirma ser la Palabra de Dios (Sal. 19: 7-11; 119: 104-105; Je 36:1-2; Jn.10:35; Ro. 3:2; 1 Ts. 2:13; 2 P.3:15-16 )

EVIDENCIAS EXTERNAS

Son aquellas que presentan situaciones tocantes a la Biblia que únicamente pueden ser explicadas por medio de la aceptación de que ella es la Palaba de Dios. Algunas de las evidencias externas más notables son las siguientes:

SU UNIDAD

La Biblia fue escrita por no menos de cuarenta autores, la mayor parte de ellos nunca se conocieron pues vivieron en épocas muy diferentes con intervalos de hasta 1,600 años, hablaron idiomas diferentes, pertenecieron a culturas diferentes, vivieron en paises diferentes, poseyeron personalidades y oficios diferentes tan variados como lo son el de pescador y poeta, el de rey y médico; pero, a pesar de todo ello, la Biblia no es simplemente una colección de 66 libros diferentes, es un libro que muestra una unidad de principio a fin.

Unidad de continuidad histórica, doctrinal y revelacional. El hecho de que los escritores humanos de la Biblia no se hayan conocido y, muchas veces, tampoco se leyeron, resalta la verdad de que la unidad de la Biblia únicamente puede ser explicada como un milagro que la coloca en la categoría de Palabra de Dios.

También puede re-leer el artículo: Evidencias científicas sobre la inspiración de las Escrituras

SU EXTENSIÓN

La Biblia es un libro que no solamente habla de asuntos espirituales. Ella se extiende para tocar temas científicos, históricos, geográficos, culturales, sociales, sanitarios, psicológicos. Pero, aunque la extensión del contenido de la Biblia es tan amplio, resulta un verdadero milagro que todas y cada una de sus afirmaciones, en cualquiera de estos campos, son siempre exactas y sin error. Este hecho cobra mayor realce al considerar que la Biblia es el libro completo más antiguo que conserva la humanidad.

Sus libros fueron escritos en una época en que se ignoraba por completo los modernos descubrimientos; sin embargo, nada de lo que en ellos está escrito ha sido nunca contradicho por descubrimientos posteriores.

Esta infalibilidad en tan diversos campos del conocimiento sólo puede ser explicada por la verdad de que la Biblia es la Palabra de Dios.

SUS PROFESIAS

El cumplimiento en la historia de las diferentes profecías bíblicas es una de las evidencias más convincentes de su origenes divino. En la Biblia se encuentran profecías como la de la sucesión de los grandes imperios mundiales, se anuncia por nombre la llegada de grandes conquistadores como Ciro, se profetiza con siglos de antelación de fechas exactas de la venida del Mesías, se profetiza el lugar y la forma de su nacimiento, su carácter, sus milagros, sus palabras, la forma de su muerte, su sepultura, su resurrección. En fin, la mayor parte de la Biblia es profecía y la mayor parte de ella se ha cumplido al pie de la letra, la otra parte se está cumpliendo en el presente y la parte final se cumplirá próximamente conforme al orden que ella misma establece. El hecho de que las diferentes predicciones de la Biblia se hayan cumplido con absoluta exactitud es prueba de su origen sobrenatural.

SU ACEPTACIÓN

Aunque no han faltado los detractores de la Biblia, lo cierto es que ella sigue siendo el libro de mayor popularidad jamás escrito. Es el libro que se ha traducido a mayor número de idiomas que ningún otro. Cada año, desde que se inventó la imprenta, ha conquistado el primer lugar en número de ejemplares impresos y distribuidos. Su aceptación es universal, la leen los niños, los jóvenes, los adultos y los ancianos. Ha sido inspiración de escritores, oradores, políticos, artístas, etc. Es el libro sobre el que mayor número de comentarios se han escrito. Millares de eruditos se han dedicado a sus estudios sin agotar, después de siglos, sus enseñanzas y verdades. Este fenómeno literario sin par, es otra prueba de su origen divino.

SU PODER

La Biblia es el libro que más vidas ha cambiado. Ella transforma el carácter de los hombres y de los hogares. Su lectura puede librar de los vicios, de las enfermedades, del pecado y de la desesperanza. Su lectura aníma, reprende, consuela, corrige. Quien la lee no vuelve a ser el mismo. Ella ha inspirado grandes hombres de la historia y ha precipitado grandes acontecimientos. Ningún otro libro ha probado tener más poder para mover el corazón humano que la Biblia.

La inspiración de las Escrituras

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.