actitud cristiana optimismo

La actitud que un hijo de Dios debe tener

Ser hijo de Dios es un privilegio indescriptible. Él nos ha permitido ser parte de su redil y lo menos que podemos hacer es sentirnos realmente como personas que valemos mucho. Valemos la sangre del mismo Hijo de Dios.

Un cristiano no puede andar todo el tiempo con la mirada perdida, sin saber quién es su líder supremo, no puede andar triste sin apreciar el gozo que produce la salvación, no podemos andar con una mentalidad pequeña cuando nuestro Dios es grande.

La actitud de un cristiano no tiene que ver con si tiene o no problemas. La actitud es permanente, el gozo y la paz deben permanecer presentes cada mañana al levantarnos y cada noche al acostarnos.

Cualquier actitud de negatividad no es válida. Una actitud de complejos e inferioridades no puede ser permitida puesto que Dios ha dado a su Hijo por nosotros y tenemos un gran valor.

La actitud de un cristiano debe ser de felicidad, fe, confianza, optimismo y positivismo ante un mundo complicado.

Nuestra confianza debe estar puesta en Dios al igual que nuestro amor y compromiso.

Sal este día a conquistar tus sueños y tus metas más grandes con la actitud de una GANADOR.

No eres un perdedor, por lo tanto no te comportes como uno.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.