Como alejarse de la pornografía

La pornografía es un método de satisfacer el adulterio o la fornicación, causa muchísimo daño al creyente por el rompimiento de la relación con Dios y debemos alejarnos de ella para mantener la sana vida moral, de valores y sobre todo tener paz mental y espiritual; a continuación algunos tips para alejarse de este mal:

Sustituya este mal hábito por otro que sea mejor y bueno

Como el hábito de la cultura, deportes, lectura, etc. Sustitúyalo por algo que valga más la pena, algo digno de luchar que compita con ese vicio, algo más fuerte e importante.

Tenga metas claras y definidas en la vida

Como aprender un idioma nuevo, aprender música, etc. Es decir, el tiempo que perderá en este hábito, lo puede invertir en cosas más productivas. Pero si no tenemos metas u objetivos… tenderemos a perder el tiempo.

No pase tiempo solo

Trate de estar con más personas para no tener el momento y lugar perfecto para pecar, complique las cosas para que sea difícil pecar.

Lea la Biblia

Al menos un par de capítulos diarios, eso le dará más conciencia de la vida espiritual y deseará santificarse, lo mantendrá activo en la comunión con Dios.

Involúcrese en su iglesia en algún ministerio o servicio

No se aísle; recuerde que todos pecamos de alguna u otra manera. El estar más involucrado creará comunión con los hermanos y le fortalecerá el deseo de santificarse más.

Ore todos los días

Eso le ayudará a tener temor de Dios permanente y que el Espíritu Santo lo haga sentir incómodo cuando quiera pecar.

Cante a Dios sus alabanzas cristianas favoritas

Eso andará rondando su mente y decrecerá su deseo de consumir material pornográfico.

Instale bloqueadores de sitios pornos en su equipo

Complíquese la vida, no se ponga las cosas fáciles para pecar.

Pase el tiempo muy ocupado

Optimice el tiempo, el tiempo es oro; no lo pierda con cosas sin valor; distribuya bien su tiempo de manera que 24 horas no le alcancen para tantas cosas por hacer.

Lea sobre lo negativo para la salud de consumir pornografía

De seguro que si se informa perderá por sí mismo el deseo de autodestruirse.

Busque “estorbos” para pecar

Como dejar la puerta abierta en lugar de encerrarse, pedir que le llamen en lugar de apagar el teléfono, ofrecerse a ayudar en los quehaceres para no estar ocioso, etc.

Navegue en la sala de su casa

En frente de todos sin ocultar nada, no se aísle porque sin duda caerá de nuevo en el hábito.

No confié ni en usted mismo

Dude de su capacidad para abstenerse; es mejor prevenir. Eso no es baja estima es ser precavido.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.