Aprendamos a ser felices poco a poco

SER feliz no es lo mismo que estar feliz, se escuchan frases como: Si tuviera tal cosa sería el hombre más feliz del mundo…. Pero ser es la ACTITUD que uno tiene frente a la vida, ser auténtico con uno mismo, se trata de tener un estilo de vida frente a las situaciones. Ser feliz se trata de una elección propia que no depende de las situaciones.

ESTAR feliz es más como consecuencia de lo que me sucede durante el día, si me aumentan el salario, si tengo dinero, etc. Estar feliz es temporal, depende de las circunstancias, no es una elección, es por casualidad.

Algunos consejos para llevar un vida más plena y aprender a ser felices:

  1. Estar en paz con Dios. Eso es prioridad. Yo conozco cristianos que no son tan felices que se diga… pero que seria si no fueran cristianos ¿? tendrían menos posibilidades.
  2. Agradezcamos lo que tenemos. No tiene nada de malo desear más y trabajar por ello, pero antes debemos estar sumamente agradecidos por lo que ya tenemos.
  3. Luchemos por lo que queremos conseguir. No tenemos porqué conformarnos en nuestra zona de confort; podemos tener sueños y metas que nos inspiren a levantarnos cada día para luchar por lo que creemos y queremos.
  4. Disfrutemos de la flora y la fauna. Es difícil creer que alguien que trata mal a los animales es feliz… igual alguien que no respeta un árbol, menos respetará a su prójimo.
  5. Apaguemos la TV. Pasemos tiempo con familia y personas que nos sintamos cómodos con ellos y ellos con nosotros.
  6. Seamos más afectivos. Demos para poder recibir.
  7. No busquemos afuera. No esperemos que algo o alguien nos haga feliz, porque la otra persona espera exactamente lo mismo de nosotros…
  8. Perdonémonos ! No basta con perdonar errores de otras personas, debemos perdonarnos a nosotros mismos por lo que hemos hecho mal o dejado de hacer el bien. Pide perdón a Dios y luego perdonemonos a nosotros mismos.

Es mejor decidir cambiar de actitud que esperar que lo externo nos haga felices; eso no existe, vivamos una vida plena en el temor de Dios, respetándolo y amándolo manteniendo principios morales y cristianos.

La felicidad es una elección individual. Si decides ser feliz, nadie te podrá hacer infeliz.

La felicidad no se encuentra, se construye día a día, lo que decidas hacer hoy; asegúrate que te haga feliz. La felicidad no tiene que ser la finalidad de tu vida, sino la forma en que la vives.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.