8 formas de fortalecer la espiritualidad de tus hijos

8 formas de fortalecer la espiritualidad de tus hijos

Todos queremos que nuestros hijos sean personas exitosas en todo sentido en la vida. La manera de serlo de forma más plena es estar en comunión con Dios. Nada puede influenciar más a nuestros hijos que nuestro BUEN ejemplo.

El desarrollo de los valores morales, espirituales, fe y creer en Dios no recae ni en los ministros cristianos, ni en los maestros sino en nosotros los padres.

Si vas esporádicamente a la iglesia y luego te olvidas de Dios no lograrás influenciar a tus hijos. Debes vivir diariamente practicando (o intentando practicar) los valores cristianos y morales. Tu hijo verá tu esfuerzo.

A continuación una lista sencilla de pasos para fortalecer la fe y espiritualidad de tus hijos, que al fin y al cabo son tus responsabilidad.

1. Orar individualmente

No siempre pueden orar juntos, algunas veces puedes orar tú solo (la vida cristiana es individual) y si tus hijos te ven aprenderán con el ejemplo. Puedes dirigir la oración por la familia y que te escuchen orar genuinamente, sin duda eso sumado a tu buen ejemplo los influenciará.

2. Orar en familia

Procura orar a la hora de las comidas, para salir de casa, al acostarse o levantarse, que tus hijos vean que no eres un religioso, sino que en verdad amas a Dios y ves el valor que tiene la oración y comunión con Él.

accion de gracias familiar
accion de gracias familiar

3. Asistir juntos a la iglesia

Ir a la iglesia en familia sumado a todo lo anterior, es sin duda una buena manera de que tus hijos se integren a la comunidad cristiana de tu preferencia. Su futuro estará guiándose por esos principios.

4. Bendecir a nuestros hijos

Háblales de cómo ves su futuro, de lo brillante que son y pueden ser aún más, de las inmensas maravillas de Dios y de cómo ellos son parte de un plan maravilloso del Creador. Bendícelos, eso tiene mucho poder.

5. Leer juntos las Escrituras y otros buenos libros

Aprendan juntos más de Dios, que le encuentre gusto a la lectura, enseñales con el ejemplo cómo estudiar la Biblia, enseñales a valorar la Palabra de Dios y guardar sus mandamientos.

Lee: Promesas para el que lee la Biblia y la pone en práctica

6. Dedica tiempo a cada hijo juntos y por separado

Tener momentos a solas con cada integrante de la familia, ya sea para ir al supermercado, realizar actividades escolares o simplemente platicar, te ayuda a establecer un lazo especial con cada hijo, sin importar su edad. Esta es la clave para que los hijos no compitan entre ellos por el amor de sus padres, pues saben que cada uno es especial y lo mucho que se le ama.

7. Haz del servicio caritativo una tradición familiar

Ayudar al prójimo es uno de los principios básicos del cristianismo, mismo que debe ser observado no solo en la teoría, sino en la práctica constante. Involucra a tus hijos en labores de beneficencia y altruistas, hagan proyectos familiares de servicio en favor de otros de manera discreta y sin que alguien más se entere. Estas actividades dejarán marcas imborrables en el corazón de tus hijos.

8. Fomenta todo aquello que enaltece el espíritu humano

El espíritu de Dios y su influencia se desarrolla mucho mejor cuando estamos en sintonía con Él. Mantén tu hogar lleno de buenas influencias, de cosas bellas y refinadas. Acostumbra a tus hijos al orden y a la limpieza, a las buenas palabras, al trato amable, la alegría y todo lo que les anime a ser mejores personas y una familia más unida.

Así que como ves, ser padres es un trabajo arduo y de tiempo completo; pero naturalmente lleno de mucho amor y gratificaciones. Intenta realizar algunos de estos consejos poco a poco e irlos mejorando y sin duda tendrás hijos maravillosos que harán de este mundo un lugar mejor.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.