hombre-orando

7 fallas del hombre en el matrimonio

Dios quiere que tengamos iniciativa propia, tu esposa quiere que seas su líder en el hogar y tus hijos asumen que lo eres. Cierto o no, muchos hombres cristianos no están tomando en serio su lugar de hombres de hogar que Dios les ha dado.

A continuación algunas reflexiones cristianas para aprender a tener el mejor hogar del mundo en nuestra propia casa, lee detenidamente.

1- Compromiso

Es más fácil que sea la esposa quien tome las decisiones serias y si algo sale mal, te lavas las manos. Eso, con todo respeto es cobardía. Tu esposa quiere ver un hombre valiente al frente de su casa y al frente de sus hijos.

Arriésgate al tomar decisiones serias (pero sabias)

Desde luego que puedes consultar con tu esposa y ponerse de acuerdo, no se trata de ser machista sino de ser responsable.

La responsabilidad es vital en el hogar, no puedes atemorizarte ante situaciones que no encuentras qué hacer, debes tener el control y estar comprometido en buscar soluciones.

Tienes la responsabilidad ante tu familia cristiana de ser el jefe de hogar y no puedes quedar mal.

Cuando le dejas todo a tu esposa y ella se hace cargo, no es que ella quiera hacerse cargo; es que tú NO estás cumpliendo tu papel de marido.

2- Liderazgo

Dios, tu esposa y tus hijos quieren que tú seas el líder en el hogar.

No puedes delegar esa responsabilidad que Dios te ha dado y que tú has buscado a nadie más.

Hazte cargo del liderazgo de tu casa y de tus seres queridos.

El no hacerlo es un incumplimiento a la Palabra de Dios. Si no eres líder por naturaleza, aprende de libros y apóyate, pero haz algo al respecto.

No hay nada más patético que hombres cristianos que no se hacen cargo de su hogar en ningún sentido y sin embargo esperan tener hogares perfectos sin haber sembrado antes.

3- Ejemplo

Debes ser ejemplo para tu familia, ejemplo de rectitud, de serenidad, de liderazgo, de fe y confianza en Dios, ejemplo en todo sentido.

No le puedes pedir a tus hijos lo que antes no les has dado, no puedes pedir un hogar maravilloso si antes haber trabajado en él.

Predica con el ejemplo, sé ejemplo. Que tus hijos quieran ser como tú, que imitarte sea una gran tarea.

4- Santidad

Si eres hombre cristiano tienes que demostrarlo con la santidad, negándote al pecado y buscando cada día ser mejor en todo sentido.

Que en tu casa reine la paz de Dios, y para eso, antes debe reinar en tu corazón.

No puedes ver sitios inapropiados, decir malas palabras, golpear a tu esposa y llamarte cristiano (y menos hombre) ya que debes tratar de cumplir la Palabra de Dios a tiempo completo.

5- Responsabilidad

Debes ser el proveedor de tu casa, el hombre del hogar, el responsable, el que está a cargo y no puedes delegar esa responsabilidad a nadie pues ha sido encomendada a ti.

Ya es tiempo que te amarres los pantalones y te hagas cargo de las riendas de tu hogar (tu único hogar)

6- Sexo

Debes satisfacer sexualmente a tu esposa, que en ti tenga todo lo que desea, que no le haga falta nada, que esté satisfecha y no necesite nada más.

Debes alimentarte bien, cuidar tu físico, tu salud, tu imagen, tomar vitaminas, suplementos, etc.

Haz todo lo posible por cumplir con tu deber de hombre cristiano.

El sexo es importantísimo en el matrimonio, descuidarlo es lo más tonto y absurdo que puedes hacer.

Si tienes problemas más serios, visita un médico ¡Pero ya! Pero no puede pasar ni un día más en que no le cumplas a tu esposa.

7- Humor

A ninguna mujer (incluidas las cristianas) les gustan los hombres que no se ríen.

Tienes que hacer reír a tu esposa y a tus hijos. Que se note que estás vivo y que eres feliz.

Deja de lado la seriedad y disfruta de momentos cómicos y humorísticos con tu familia.

Reír no solo es saludable sino necesario.

Hazte el payaso de vez en cuando, en los momentos oportunos, eso les encantará a tus hijos y tu esposa estará encantada.

De todos los seres vivos el ser humano es el único que puede reír, así que, a reírse se ha dicho.

CONCLUSIONES FINALES:

– Hombres casados

Si ya estas casado y te identificas con algún punto. ¡Manos a la obra! A trabajar por corregirlo inmediatamente.

No le pidas únicamente ayuda a Dios, trabaja tú también en el asunto y has de tu hogar el mejor hogar del mundo…

– Si eres joven soltero

Si eres joven soltero y no crees estar listo para cumplir todos estos puntos, estás a tiempo de esperar para casarte y formar tu hogar cristiano. Como vez, es un compromiso muy grande y no todos pueden con su hogar.

– Si eres la esposa

Si eres tú quien encontro este post y no tu esposo, comprendelo, ora por él, ayúdalo y juntos salgan adelante. Trata de tener empatía, no lo reprochez día y noche.

¡No lo dejes! Lo que Dios ha unido no lo separes, tenle paciencia y no lo hagas sentir inútil por favor.

Debes entener que no existe hombre perfecto, si crees que con otro, solucionaras tus problemas no es verdad. Esa no es la realidad, solo es lo que tú quisieras.

Búsca la santidad y sigue amando a tu esposo y ayúdale a salir adelante juntos.

Tú también tienes fallas, en el próximo post hablaremos sobre los 7 errores de las mujeres cristianas en el matrimonio, no todo es perfecto. ¡ Si estás sin pecado tira la primer piedra !

Si consideras conveniente hazle leer este artículo a tu esposo y espera.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.