7 fallas de la esposa en el matrimonio

En el artículo anterior se comentaban las fallas que frecuentemente tienen algunos hombres cristianos en el matrimonio, ahora toca habar sobre las fallas que tiene algunas mujeres cristianas en el matrimonio. Ojala sea de bendición y puedas corregir algunas de ellas para evitar una ruptura matrimonial y lograr hacer crecer los vínculos afectivos en el hogar.

En el artículo anterior se comentaban las fallas que frecuentemente tienen algunos hombres cristianos en el matrimonio, ahora toca habar sobre las fallas que tiene algunas mujeres cristianas en el matrimonio. Ojala sea de bendición y puedas corregir algunas de ellas para evitar una ruptura matrimonial y lograr hacer crecer los vínculos afectivos en el hogar.

1- Celos absurdos

Si tu esposo te ha dado motivos para estar celosa, es válido. Tienes que conversar con él y arreglarlo.

Pero cuando los celos son infundados, sin sentido tienen a caer en lo ridículo y absurdo y lo único que lograrás será alejar a tu esposo en lugar de tenerlo cerca.

No es divertido que te celen constantemente y sin dar motivo, parece psicótico. Si eres celosa compulsiva tu esposo no querrá estar contigo y en lugar de tenerlo cerca lo alejarás.

Busca ayuda profesional al respecto y busca a Dios en oración para arreglar ese desorden de personalidad.

2- Imagen personal

En este punto puede ser un excesivo cuido en tu imagen, lo cual lleva a gastar dinero que no tienes y sobre todo a descuidar las cosas verdaderamente importantes, y por otro lado están las que se descuidan en lo absoluto.

A ningún esposo le gustará ver a su esposa despeinada, desarreglada y sin bañarse.

Pero tampoco quiere que te acabes el sueldo de la quincena en el salón o de compras constantes para estar a la última moda o peor aún imitar a alguien que no eres.

Debes tener un equilibrio. En primer lugar tienes que verte bien para ti misma y en segundo y último lugar para tu esposo. La opinión del resto de la humanidad sale sobrando.

3- Madre, hija y esposa

Ocupas al menos tres lugares a la vez: Eres madre, eres hija y eres esposa.

No puedes ser solo hija y salir corriendo donde tu mami cada vez que algo no esté bien en tu matrimonio.

No puedes ser solo madre y dejar de lado a tu esposo por el cuido de los niños.

Y obviamente no puede ser solamente esposa y olvidar el resto de tu familia.

La solución está en el equilibrio y el orden. Cuando estás con tu esposo olvídate de todo, cuando sea  hora de atender los niños concéntrate y cuando dediques tiempo a tus padres que sea de calidad.

4- Economía

Debes ayudar a tu esposo en lo relacionado a la administración del dinero en el hogar.

No puedes tener más gastos que ingresos, no puedes gastar solo porque tienen, tampoco puede despilfarrar el dinero de los ahorros de la familia.

Si tu esposo no tiene idea de cómo manejar lo que tanto le cuesta ganar (el dinero) entonces puedes buscar asesoría financiera, pero no puedes ayudarle GASTANDO.Lo que tienes que hacer es ahorrar, invertir y gastar sabiamente lo necesario, uno nunca sabe.

Deja una parte para gastar, otra para ahorrar, otra para invertir y otra para dar (diezmo, ofrendas, limosnas, propinas, etc.)

5- Santidad

Indistintamente de la conducta cristiana de tu esposo, tú tienes que santificarte porque así lo manda la Biblia. Lo que la Biblia dice no se cuestiona; se obedece.

Si tu esposo no da buen ejemplo, debes darlo tú.

Pero que en tu casa alguien adore a Dios y lo demuestre con acciones.

En todo caso el futuro bienestar de la familia debe estar basado en los valores cristianos y morales y en Jesucristo como tu roca firme, sino. Mejor deberías acercarte a Dios y buscar estar en paz con Él.

6- Sexo

Debes cumplir con tu deber de mujer con tu esposo y el sexo no puede estar fuera de la ecuación.

El sexo no solo es reproductivo sino también placer.

Si tú no estás muy dispuesta al sexo, debes buscar ayuda profesional (a lo mejor tienes alguna infección vaginal o algo más grave)

Un matrimonio sin sexo no funciona y punto. Lastimosamente si tú no complaces a tu esposo ¿quién lo hará?

7- Humor

La amargura, los rencores, la frustración y la depresión hacen daño, no solo al matrimonio sino también a ti misma.

Debes mostrar señales que estás viva. ¡¡¡¡ Sonríe !!!!

Alguien tiene que poner la diversión en tu hogar, sino es tu esposo, puedes ser tú.

Lo importante es que el hogar sea divertido y que tus hijos vean que ser cristiano no es ser aburrido y que el mundo  no crea que son más divertidos los inconversos.

Muestra la felicidad que Cristo te ha dado y sonríe todo el tiempo.

CONCLUSIONES FINALES:

  • Mujeres casadas

Ponte a trabajar hoy mismo en solucionar alguno de los puntos en los que fallas, no pidas solo ayuda a Dio, tú haz tu trabajo y cambia ahora mismo por decisión propia.

  • Mujer soltera

Aprende de estos puntos y aplícalos en tu futuro hogar.

El matrimonio es una mezcla de muchos factores. No todo es sexo pero no se puede vivir sin él, no todo es dinero pero tampoco se puede dejar de lado y tendrás muchos roles, como madre y esposa. La clave al igual que todo está en el equilibrio.

No tengas prisa por casarte, todo a su tiempo y prepárate mentalmente para cuando llegue la ocasión.

  • Si eres el esposo

Si consideras conveniente enviar este artículo a tu esposa, hazlo de una manera muy cordial, tenle paciencia, no la abandones.

Salgan juntos adelante, aviva el amor y deja que Dios sea el Rey de sus vidas y de su hogar.

Con fe, todo es posible y también con el trabajo mutuo.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.