jovenes cristianos

7 Errores que comenten los jóvenes cristianos

Cuando somos jóvenes deseamos servirle a Dios, más cuando estamos recién convertidos al evangelio; sin embargo tenemos que tomar en cuenta algunos consejos para que esa búsqueda seria de Dios no se nos convierta en algo difícil de llevar con el tiempo. 

  1. Querer casarse para evitar tentaciones.

Todo joven comienza a descubrir su sexualidad y por lo tanto desea experimentar más para “curiosear” sobre esa nueva dimensión que no conoce llamado sexo. Una de las salidas que los jóvenes tienen es el deseo es casarse cuanto antes para no caer en pecado.

En algunas iglesias incluso el noviazgo es visto con recelo y los incitan a casarse ¡¡pero ya!!

El consejo para estos jóvenes es muy simple: Aprende a dominar tus emociones, tus sentimientos, tus deseos, es la parte más difícil. No tiene trucos; el consejo es muy simple. Debes de tener DOMINIO PROPIO y punto. Así de simple.

Dios te ha dotado de estas sensaciones a una edad en donde no puedes hacer uso de tus órganos todavía con la idea de que aprendas dominio propio.

Si dominas el sexo, dominarás prácticamente lo que te propongas.

Esa es la primera GRAN batalla que tienes que vencer y presentarte puro al matrimonio.

No salgas corriendo a casarte, mejor sé valiente y domina tu cuerpo. No puedes basar una decisión tan seria como el matrimonio solo para evitar el deseo sexual. El matrimonio debe de basarse en el amor y no debes casarte con la primer persona que encuentres solo para evitar la tentación.

Sé valiente, esfuerzate y concentrate en otras áreas más importantes como estudiar, amar y servirle a Dios y deja el matrimonio para cuando tengas mas madurez emocional y no basado en una salida “rápida”.

Tampoco estoy incitando al pecado. Si tu tentación es demasiado, Pablo decia que es mejor casarte que estarse “quemando”.

  1. Querer servirle a Dios día y noche y olvidarse de sus deberes.

Si solo quieres pasar en la iglesia y te olvidas de los deberes diarios que tienes que hacer, prácticamente te estás volviendo un irresponsable, descuidado y desordenado.

Nadie dice que no estés en la iglesia, pero todo con orden. No descuides ninguna de tus actividades y aparte de eso, ve a la iglesia ¡¡

  1. Creer que Jesús ya viene y por eso no estudiar ni trabajar ni prepararse.

Jesucristo pronto viene por su iglesia, nadie discute eso. Pero eso no es es razón válida para que en vista de ese suceso mejor no estudies, ni te esfuerces ni te prepares para la vida. Si piensas así, terminarás probablemente siendo un vago.

Tú como joven debes estudiar y prepararte aún y cuando Jesús venga hoy o mañana. No tiene nada que ver, y si en cinco años no ha venido al menos tú tendrás un título universitario y una fuente de ingresos para suplir tus necesidades, ayudar a tu familia y a los demás.

  1. Querer servirle a Dios “a la fuerza”

Los jóvenes desean ser el “Samuel” moderno de Dios, el “Moisés” de este tiempo, el “Elías” contemporáneo, y está bien. El problema es que algunas veces le queremos exigir a Dios que nos escoja a nosotros para cambiar el mundo aún y cuando los planes de Dios sean otros para nuestra vida.

Muchas veces tenemos tantos deseos de servirle que queremos ir en contra de su misma voluntad, en contra del pastor, en contra de todo lo que se nos ponga enfrente porque deseamos servirle “a toda costa”.

Para todo hay tiempo. Si Dios te va a llamar al ministerio, él sabrá su momento, su lugar, su tiempo. Simplemente mantente en el mismo lugar FIEL esperando su llamado, actuando, trabajando pero no queriendo “torcerle” la mano a Dios. El es sabio y sabe lo que hace.

  1. Creer que uno SÍ pueden cambiar el mundo

Como joven que comienza a vivir es fácil pensar que uno si puede convertir a TODO el absoluto mundo para Cristo. Es un sentimiento noble y ojalá fuera posible. Sin embargo la realidad es otra.

Tener el deseo de servirle a Dios es lo más noble que puede existir, está excelente tener ese deseo. Pero cuando nos olvidamos de nuestro entorno y nos enfocamos en querer cambiar al mundo y creer que está exclusivamente en nuestras manos la solución… comienza un problema.

Él puede usarnos (o puede que no) pero nuestro deber es estar siempre en el mismo lugar esperando su llamado, manteniéndonos fieles y obedientes; pero mientras eso ocurra, podemos estudiar, prepararnos, y convertirnos en mejores personas para que si Dios quiere nos use y si no; al menos servirle en nuestra posición actual de la mejor manera con amor y temblor.

Dios te puede usar ya o en 20 años; lo cierto es que mientras más prepado estés, le servirás mejor !

  1. Querer cambiar a las personas (sobre todo a los adultos mayores)

Los jóvenes creen que solo ellos tienen la razón, todos los demás están anticuados…. Grave suposición. Debemos aprender lo bueno de las personas mayores y aprender también de sus fracasos. Eso nos convertirá en mejores seres.

Pero no podemos andar por la vida criticando a los demás; en su lugar, debemos ser pacientes con todos tal vez Dios está tratando con ellos y un día entiendan.

Es muy difícil que una persona mayor cambie sus hábitos; y si ellos no pueden hacerlo, menos podemos hacerlo por ellos.

La decisión de cambiar es personal, es un deseo propio y tenemos que ser pacientes con las personas mayores de nuestro entorno.

  1. No comprender a nadie, solo tú tienen la razón.

La juventud es la mejor edad para cometer errores…. Pero también puede ser la mejor edad para aprender sobre la vida y convertirse en un adulto exitoso tanto en el ámbito social, laboral, así como también el área espiritual. Si comprendemos a las demás personas y aprendemos a tener empatía podemos ser más útiles en las manos de Dios.

Obedece a tus padres, a tus pastores, tus abuelos, tus maestros. TODOS quieren el bien para tu vida y pocas personas te aconsejarán deseándote el mal. Aprende a identificar los buenos consejos y los malos y toma las mejores decisiones.

Aprende a llevar el cristianismo a la par de tu vida secular, no los separes. Honra a Dios en el lugar actual donde estés y sobre todo: Sé humilde.

 

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.